top of page

Impulsa procesos de aprendizaje activo y autoconocimiento


Los primeros aprendizajes que tuvimos siendo niños, los hicimos jugando, aprendemos jugando, nos abrimos al mundo a través del juego.

El juego nos permite explorar el mundo. Jugar es descubrir, jugar es aprender, es investigar, es probar, hacer los cambios necesarios para crear nuevas alternativas.

El juego nos lleva a la acción, al movimiento, a ser protagonistas. No hay aprendizaje si no nos involucramos con todo nuestro ser en alcanzar nuestros objetivos y modificar la realidad que nos rodea.

Iremos descubriendo nuestras fortalezas y nuestras debilidades y así tendremos una gran oportunidad de conocernos, crecer y cambiar.

Incorporar juegos en las organizaciones permite a las personas desarrollar su potencial ya que les quita el temor a equivocarse y los incentiva a seguir probando hasta obtener los resultados deseados.

3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page