top of page

Provee un entorno cuidado de simulación de la realidad


Jugar es el camino para el cambio conceptual, porque en el juego podemos equivocarnos con un bajo costo, porque se generan ciclos cortos de aprendizaje y porque brinda un entorno de simulación protegido para probar caminos alternativos.


Trabajar con simuladores les da a las organizaciones una oportunidad única de entrenar a los colaboradores para las habilidades futuras. Realizar dinámicas con role playing o trabajar con casos de negocio para ensayar distintas estrategias.


Cada uno de nosotros es un estratega. Mediante el ensayo y error vamos descartando las estrategias que no funcionan y mejorando aquellas que resultaron provechosas.


Jugando nos convertimos en grandes estrategas, El juego nos enseña las mejores jugadas, nos enseña a anticipar, nos enseña a entrar en la cabeza del otro, a predecir sus movimientos, a equivocarnos y volver a intentar.

1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page