top of page

¿"Tomar" una decisión o "Hacer" una decisión?

En el idioma inglés se dice “make a decisión” cuando uno debe decidir. En español solemos utilizar la frase: “tomar” una decisión. Es interesante pensar que las decisiones pueden ser construidas en lugar de ser tomadas. En general creemos que tomar decisiones es elegir una entre varias alternativas que están puestas sobre la mesa de las cuales debemos seleccionar. Si pensamos que las decisiones son construcciones, entonces el enfoque es distinto, pues nos ubica

en el lugar del protagonista, de poder actuar sobre la realidad, abre la posibilidad de crear alternativas que no estaban, abrir nuevos caminos y no simplemente elegir entre los que están disponibles.

La dificultad para elegir tal vez radique en que muchas personas ven solo las alternativas que tienen a la vista y no pueden ir más allá, creando nuevas alternativas.

Mas allá de estas disquisiciones semánticas, tomar decisiones es un proceso complejo ya que involucra aspectos racionales, emocionales e intuitivos. Dan Ariely sostiene que las personas somos previsiblemente irracionales en la toma de decisiones, en sus palabras: “Mi otra observación es que no sólo somos irracionales, sino previsiblemente irracional, que nuestra irracionalidad ocurre de la misma manera, una y otra vez. Tanto si actuamos como consumidores, como si somos empresarios o responsables políticos, entender cómo somos predeciblemente irracionales proporciona un punto de partida para mejorar nuestra toma de decisiones y cambiar nuestra forma de vida para mejor”.

Es importante también remarcar los efectos de los sesgos cognitivos en la toma de decisiones. Ariely menciona varios en sus textos.

Podemos decir que un sesgo cognitivo es un "punto ciego" inherente al pensamiento que reduce la precisión del mismo y da como resultado conclusiones imprecisas y, a menudo, irracionales.

También, los sesgos cognitivos son limitaciones reales de pensamiento que causan fallos en la memoria, malas decisiones, juicios erróneos y problemas de cálculo como el falso sentido de probabilidad, aunque se cree que nos ayudan a tomar decisiones de manera eficiente en estados de alerta o peligro o incurrir en problemas de juicio.

Aquí hay una lista de algunos sesgos cognitivos comunes:

· Referidos a la explicación de la conducta propia y ajena

o Error fundamental de atribución (L. Ross)

o Tendencia a la autoalabanza (Myers y Bach; Mullen y Riordan)

· Referidos a la afirmación de relaciones causales

o Correlaciones ilusorias (Chapman y Chapman)

o Ilusión de Control (Langer; Alloy y Abramson)

· Referidos a la percepción de sí mismo

o Efecto Barnum (Dickson y Kelly)

o Distorsión de nuestra mirada interior-Engaños introspectivos. (Nisbett y Wilson; Evans y Wason).

· Referidos a la inexactitud de nuestros recuerdos

o Fenómeno de la “Falsa Memoria” (E. Loftus)

· Referidos a la inexactitud de nuestros juicios predictivos

o Heurísticos: Representatividad, Disponibilidad, anclaje y ajuste. (Tversky y Kahneman


Gracias a los trabajos de Daniel Kahneman y Amos Tversky y el hecho de que hayan sido los primeros psicólogos en ganar el premio Nobel de Economía en el año 2001, se creó una nueva disciplina llamada “economical behaviour” o “economía del comportamiento” que se ocupa de la investigación científica de las tendencias cognitivas y emocionales humanas y sociales, para una mejor comprensión de la toma de decisiones económicas y del análisis de cómo afectan a los precios de mercado, a los beneficios, y a la asignación de recursos.

Esta disciplina vendría a representar una intersección entre la Psicología del consumidor y la Economía. Ya anteriormente hubo algunos académicos que opinaron que debía considerarse a la economía dentro de las ciencias psicológicas o sociales.

A partir de allí, el desarrollo de esta disciplina se fue incrementando.

Richard Thaler, que ha recibido el Nobel de Economía del año 2017, colaboró también con Kahneman y se especializó en la teoría de los “Nudge”, que se podría traducir como “pequeños empujoncitos” donde sustenta que esos Nudges son pequeños cambios en la disposición de la información o la forma de realizar preguntas que provocan un gran impacto social o un ahorro significativo de dinero.

En palabras de Thaler: un nudge es cualquier aspecto de la arquitectura de elección que altera el comportamiento de una manera predecible sin prohibir ninguna opción o cambiar significativamente sus incentivos económicos, un nudge debe ser fácil y barato de generar. (Thaler, 2015)

Kahaneman, además de trabajar sobre la heurística nos define dos modos de reacción de nuestro cerebro que se llaman Sistema 1 y Sistema 2.

El "Sistema 1", o el procesamiento mental que lee las emociones y maneja sus habilidades automáticas, como conducir su automóvil o agregar dos más dos, se hace cargo de su pensamiento cuando comprende declaraciones simples, instintivamente gira para ver de dónde viene un ruido o hace una mueca cuando ve una imagen espantosa. El sistema 1 proporciona significados asociados de forma rápida e involuntaria. (Kahneman, 2011)

El "Sistema 2" se utiliza cuando se concentra en detalles específicos, como contar o averiguar cómo completar sus formularios de impuestos sobre la renta, aplica el esfuerzo conscientemente, como cuando haces matemáticas complicadas, pruebas nuevas actividades físicas o buscas a una persona específica en una multitud. El pensamiento del sistema 2 es más lento, pero lo necesita para procesos de pensamiento metódico como la lógica formal. (Kahneman, 2011)

El impacto de aspectos intuitivos también es considerable. Malcolm Gladwell, que es un divulgador científico y escritor de best sellers, nos dice en su libro Blink, que podemos saber la verdad en un abrir y cerrar de ojos. Gladwell muestra cómo la diferencia entre la toma de decisiones buenas y malas no tiene nada que ver con la cantidad de información que podemos procesar rápidamente, sino con los pocos detalles particulares en los que nos centramos.

La intuición es una percepción que a veces no podemos poner en palabras ni encontrar una justificación racional, pero que en algún lugar interno tenemos la convicción de que debemos ir por ese lado. Quizás sea el recuerdo de experiencias similares que nos guie. En inglés lo definen muy bien con la frase “Gut Feelings”, traducido como “sentimientos viscerales”, porque a veces sentimos la intuición con una sensación en el estómago.

En el siguiente esquema se grafican los tres dominios: Racional, emocional e intuitivo con sus respectivas intersecciones


4 visualizaciones0 comentarios
bottom of page